martes, 24 de febrero de 2009

¡¡¡Algo que encontré por ahí!!


Eres la alquimia de mi veneno





Ven soledad, vamos a jugar a la alquimia.

Hoy he subido a la tienda del cielo donde solo pueden entrar los soñadores y he comprado los elementos perfectos para crear la sustancia definitiva que nos permita coexistir en paz.


Ven soledad, vamos a mezclar su ausencia con el disparate de haber soñado con ella.

Espera, aún no es tiempo de resultados, obtendrás una mezcla homogénea perfecta si logras controlar el calor de tu pasión antes de alcanzar el punto máximo de ebullición.



Ven soledad, encontremos juntos la esencia del alma.

Siéntate conmigo por una noche a nombrar incontables locuras matemáticas, vamos a balancear la ecuación imposible de los sentimientos, vamos a destilar el mas puro de los sueños haciendo uso de las nubes.



Ven soledad, hagamos caso omiso de aquello fundamental.

Olvídate del agua, del fuego, de la tierra, del viento, nosotros dos sabemos que la vida real se sustenta en algo más, actuemos con locura, el quinto elemento será su nombre.



Ven soledad, seamos amigos.

Enséñame la fórmula exacta para conocerte y así explorar tus detalles más abstractos, el amor me dejó sin sentidos, necesito palparte, necesito transformarme en el ente completo que pueda vivir y morir contigo.



Ven soledad, me doy por vencido.

¿Cuando he de comprender que las blancas alas de paloma no se mezclan con el polvo de estrellas?, ¿cuando he de comprender que nuestros destinos tienen valencias distintas?, ¿cuando he de comprender que nuestros corazones jamás entrarán en fusión perfecta? Solo cuando muera sufriré el destino del alquimista necio, entre fórmulas e intentos, entre luces y explosiones, entre pociones y venenos, no encuentro manera alguna para dejar de amarte.






No hay comentarios:

Publicar un comentario