miércoles, 4 de marzo de 2009

De esclavitud y de cadenas

Queriéndote como ya no se estila
Sin una gota de decencia me casare contigo
Todas las veces, siempre que sea estrictamente necesario
Porque eres en mi caso
Lo que la fe suele ser para los desesperados
Quizá superstición quizás vocación
De suicida incandescente
Sin una gota de cordura
Si pensara menos con la cabeza
Menos con el corazón
Y más con la entrepierna
El triunfo del amor
En estos tiempos de pena y olvido el vino y la miseria
devolvieron a mi casa la flecha arrojada la palabra ya dicha
la oportunidad despreciada la vida pasada
que no volverá y es un hecho
te fecundaría con un simple pensamiento de amor
Para algo ha de servir este dolor que siento, lo siento
esta pálida tristeza de deseo
De esclavitud y de cadenas
no me importa saber quien soy
si es que soy alguien o aprendiz de puta
O crucigrama sin resolver
Esta pasión de enredadera
de cumbre o precipicio de cilicio o mansedumbre
Si pensara menos con la cabeza
menos con el corazón y mas con la entrepierna
el triunfo del amor
En estos tiempos de pena y olvido
el vino y la miseria devolvieron a mi casa
la flecha arrojada la palabra ya dicha
la oportunidad despreciada
la vida pasada que no volverá y es un hecho.


Enrique Bunbury

No hay comentarios:

Publicar un comentario