domingo, 5 de abril de 2009

Soledad


Le fui a quitar el hilo rojo que tenía sobre el hombro, como una culebrita. Sonrió y puso la mano para recogerlo de la mía. Muchas gracias, me dijo, muy amable, de dónde es usted. Y comenzamos una conversación entretenida, llena de vericuetos y anécdotas exóticas, porque los dos habíamos viajado y sufrido mucho. Me despedí al rato, prometiendo saludarle la próxima vez que le viera, y si se terciaba tomarnos un café mientras continuábamos charlando. No sé qué me movió a volver la cabeza, tan sólo unos pasos más allá. Se estaba colocando de nuevo, cuidadosamente, el hilo rojo sobre el hombro, sin duda para intentar capturar otra víctima que llenara durante unos minutos el amplio pozo de su soledad.





11 comentarios:

  1. Excelente elección de relato amiga...
    cuantas veces hacemos lo mismo y nos andamos poniendo hilitos rojos en los hombros para que alguien se acerque a nosotros aunque más no sea para llenar unos minutos vacíos de nuestras vidas...
    un fuete abrazo

    ResponderEliminar
  2. A mi durante unos meses, me llamaba una señora que se hacía llamar Violeta, todos los días, a la misma hora, para preguntar la hora. Todo acabó un día en que yo empecé a devolver los llamados hasta dar con un hijo, el cual no tenía idea que su madre sufría de Alzheimer.

    Daniel Alberto Silanes Puentes recordó a Violeta preguntando la hora.

    ResponderEliminar
  3. maravilloso relato..
    te dejo un abrazo..

    ResponderEliminar
  4. La soledad hace de una persona juegos malavares para conseguir un minuto de atencion....Inteligente aquel que sabe utilizar ese arma.Bello relato.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  5. Hola , me he atrevido a participar en un concurso de mi ciudad, me gustaria que me apoyaras si te gusta claro mi relato. Mi relato se llama ESPERANDO y mi seudonimo es STOP DENEGADO, la pagina es esta relatscurts.tmb.cat tiene opcion en castellano y se puede votar y hacer comentarios.

    Gracias de ante mano.

    ResponderEliminar
  6. Niriel, que relato tan conmovedor, todos a veces pasamos momentos de soledad y necesitamos que alguién nos preste un poquito de atención.
    Besitos,

    ResponderEliminar
  7. me ha llegado muchO.
    Tal vez muchas veces lo he hecho, consciente o inconciente, quién sabe. Buscando algo de atención, amOr, locura, risas compartidas ...
    Un besO amiga!!
    Ciaoo

    ResponderEliminar
  8. Muchos de nosotros recurrimos a hilitos rojos para sentirnos menos solos. Estupendo relato, preciosa, y gracias por estar cerquita.

    ResponderEliminar
  9. La Pascua es una de las celebraciones más importantes para varios pueblos y culturas de la humanidad porque constituye una rica conjunción de ritos, cultura, creencias y leyendas del imaginario colectivo. Todas la culturas celebran la resurrección, el renacer…
    Que estas Pascuas sean una maravillosa oportunidad para una renovada percepción de tu vida… Con amor.
    María

    ResponderEliminar
  10. Está mjy buena esta entrada.. Es excelente la selección que realizaste.. Así es la soledad, nos enloquece al punto de hacer cualquier cosa por conseguir tan solo un poquito de compañía...

    ResponderEliminar
  11. Wapa! k tal todo? sisi te tienes k animar a ir a Galicia k es todo precioso!! eso si vete en avión y llevate ropa de abrigo xD

    Anoto lo del libro! muaaaa

    ResponderEliminar