lunes, 2 de abril de 2012

Decir no cuando debes decir sí





Perdón por huir, 
pero soy emocionalmente imbécil..


Te extraño, 
me hacen falta tus palabras, 
que me hagas reír y soñar. 


Pero no sé dar explicaciones, 
y es que te tengo miedo. 


Miedo, 
porque sé que me puedo enamorar de vos. 


Creerás que soy cobarde, 
y esa es la verdad,
te juro que estoy tratando de tener fe, 
de encontrar mi lugar, de sonreír y amar. 


Sé que no me puedes esperar, 
a veces ni yo misma encuentro que hacer conmigo. 


Te escribo esta carta para que sepas, que me importas, 
escribo esto porque me levanté con la fuerza justa para hacerlo.
Mi vida es un desastre emocional, 
lo siento, sé que te trate bastante mal, 
tal vez el destino nos ponga en el mismo lugar algún día; 
mientras tanto sólo me queda decirte gracias por hacerme feliz 
en esas noches en las que hablábamos de todo un poco! :) 




Niriel.. 




No hay comentarios:

Publicar un comentario